Negocios Verdes Junio 2013

              En las notas verdes anteriores se ha detallado sobre la generación de energía renovable a través de diferentes fuentes y tecnologías, como también el proceso para convertirse en auto productor y su legislación. La generación de energía renovable debe de ir estrechamente ligada al   ahorro de energía o eficiencia energética.  Por lo que en  esta edición nos gustaría discutir sobre la eficiencia energética en el hogar, sus aplicaciones y sus alcances. En el 2010 el consumo de energía eléctrica fue del 27.1% en el sector residencial,  el cual se encuentra solamente por debajo del consumo industrial 33.5%, abasteciendo a un total de 3,062,219 hogares a nivel nacional (según  la Comisión Nacional de Energía eléctrica (CNEE). 

                La eficiencia energética se resume en el uso racional de la energía. Un uso inteligente sin desperdiciar energía y así poder efectuar más actividades con la misma o menor cantidad de la misma, reduciendo los gastos de funcionamiento y disminuyendo el impacto sobre el medio ambiente, pero sin disminuir la calidad de vida. Lo que un individuo deja de consumir, alguien en alguna parte de la nación lo podrá utilizar y así se evitará generación adicional, reduciendo los gases de efecto invernadero emitidos por las máquinas generadoras que dejen de operar.  

                Es importante mencionar que a nivel residencial e industrial existe una iniciativa para promover la eficiencia energética dentro de la población guatemalteca: el Anteproyecto de Ley de Eficiencia Energética. El cual fue entregado al Congreso de la República para su revisión, y este está sujeto a que, luego del proceso ordinario para la creación y promulgación de una ley, pueda sufrir modificaciones según lo considere necesario el Congreso de la República. La primara composición de esta ley fue presentada a inicios de 2011 pero por ser año electoral, la misma se quedó estancada en el Congreso de la República. Al día de hoy el Ministerio de Energía y Minas (MEM) ha realizado algunas modificaciones a la misma y la idea es presentarla al pleno legislativo cuanto antes, pero aún sin fecha definida.

                El anteproyecto de Ley de Eficiencia Energética tal y como fue presentado está compuesto de 48 artículos los cuales se desarrollan en cuatro temas generales: 1. Creación del Consejo Nacional de Eficiencia Energética (CONEE), el cual es el órgano técnico del Ministerio de Energía y Minas responsable de elaborar y ejecutar el Plan Integral de Eficiencia Energética; 2. Plan Integral de Eficiencia Energética, siendo el instrumento que identificará tendencias, áreas y oportunidades de ahorro y uso eficiente de la energía; 3. Financiamiento del Uso Eficiente de la Energía, dentro de la cual se crea el Fondo de Eficiencia Energética (FODEE) el cual promoverá programas y proyectos de inversión, asistencia, capacitación, divulgación, investigación y desarrollo de la eficiencia energética; y, 4. Mecanismos para la Promoción del Uso Eficiente de la Energía, los cuales pretenden la promoción del uso de eficiente de la energía en adición a la creación del CONEE y del Plan Integral de Eficiencia Energética y mediante los cuales se premiarán los proyectos de eficiencia energética más destacados a nivel nacional.

                En cuanto a la eficiencia energética en edificaciones, ya en la nota verde del mes de octubre del 2012 el Ing. Steinmuller escribió sobre este concepto, el cual debería de ser plasmado  desde la concepción inicial, diseño y la construcción de la edificación; muy alineado a lo que dicta el “Green Building Council” (GBC) en sus diferentes certificaciones LEED.  La eficiencia se puede dar en todos los ámbitos de la construcción, desde  la adecuada selección de materiales, pasando por un eficiente consumo de los recursos hídricos durante la construcción y operación, hasta una orientación predominante- norte-sur en nuestra latitud- para aprovechar la iluminación natural y vientos. La GBC subdivide estas consideraciones en siete categorías en total. Los arquitectos e ingenieros deben de ser los responsables de plasmar adecuadamente estos conceptos para obtener el adecuado confort en los espacios interiores de la edificación utilizando la menor cantidad de energía posible. Estas decisiones van vinculadas netamente a la etapa de diseño y  construcción de la edificación, las cuales deberían de  regir su posterior funcionamiento.

                Posteriormente a la construcción podemos efectuar acciones para mejorar la eficiencia energética, tales como: utilización de bombillas de bajo consumo, adquisición de electrodomésticos eficientes (refrigeradoras, hornos, estufas, etc.), calefacción por medios pasivos y principalmente hábitos de consumo adecuados. Estas acciones deben de efectuarse antes de invertir en un equipo de generación de energía renovable, ya que a menor consumo de energía, menor será la generación energética  requerida y de esta manera se podrán dimensionar los sistemas renovable/eficientes de mejor manera.

                Guatemala, por la curva de carga típica diaria del Sistema Nacional Integrado, se puede catalogar “como un país de bombillo”. Es decir, en nuestro país la iluminación representa uno de los rubros más significativos de la demanda energética. Es por eso  que se recomienda la utilización de focos de bajo consumo en sustitución de los incandescentes. Actualmente existe en el mercado varios tipos de focos con diferentes tecnologías (LED, vapor de sodio, inducción, etc.)  que ayudan  al ahorro de energía, logrando una reducción en la potencia nominal de los equipos hasta el 75% (entre más grande sea la luminaria  más reducción se podrá encontrar entre una convencional de florescencia ó incandescencia),  con la misma calidad e intensidad lumínica. Por ejemplo: Una vivienda de 5 integrantes posee en su casa lámparas con bombillas incandescentes de 80W en cada ambiente, si multiplicamos los watts por el consumo diario de 6 horas (promedio) obtenemos que esta familia consume 480Wh por lámpara diariamente, lo que es lo mismo 172.8 kWh (Q. 414.72) al año. Si sustituimos ese bombillo por un bombillo de bajo consumo LED de 7W obtenemos una cifra de 43Wh al día, equivalente a 15.48 kWh (Q.37.15)  al año. Esto supone un ahorro de 91% (Q. 377.57) del consumo por lámpara al año, asumiendo condiciones nominales de operación y precios constantes.  

                Al igual que la iluminación, los electrodomésticos juegan una parte importante en la facturación de energía eléctrica de nuestros hogares. Los equipos antiguos como las lavadoras, secadoras, estufas eléctricas y refrigeradores con más de 10 años son ineficientes debido a su tecnología de refrigeración o calentamiento, suponen un uso de 50% más de energía.  Los nuevos  electrodomésticos cuentan con un etiquetado especial denominado etiquetas energéticas (sistemas utilizado por la FIDE en México, por ejemplo), en donde se puede verificar el grado de eficiencia del electrodoméstico. Esta etiqueta cuenta con 7 categorías representadas por colores y letras. Van  del color verde y la letra A con mayor  eficiencia, al color rojo y la etiqueta G para los equipos menos eficientes.   La adecuada elección de un nuevo electrodoméstico con esta escala  logra un ahorro económico significativo. Un mecanismo similar a este sería el que la Ley de Eficiencia Energética, mencionada con anterioridad, trata de impulsar en Guatemala.

                El aire acondicionado es otro agente  que puede repercutir en la facturación de la energía eléctrica.  Sin embargo, el uso del aire acondicionado en el ámbito residencial es menos recurrente en el área metropolitana y utilizado con más frecuencia en departamentos y municipios con humedad relativa alta y temperaturas ambiente elevadas (30°C para arriba). Al igual que los electrodomésticos, en otros países, los aires acondicionados cuentan con etiquetación para verificar su grado de eficiencia energética. Esto más un adecuado diseño y dimensionamiento del equipo puede llegar a representar un ahorro elevado ya que se puede llegar a reducir el  número de condensadores y evaporadoras dependiendo del diseño. Existen tecnologías relativamente nuevas en la región centroamericana, como la VFR de Mitsubishi la cual incluye un “inverter” de última generación con una válvula electromecánica para regular el flujo. El “inverter” por ejemplo, varía la velocidad del compresor y ayuda a que el  condensador nunca se apague y no tenga que efectuar arranques que producen picos de consumo que al final son penalizados por el mercado energético y cobrados al usuario final.

                La calefacción del agua para uso en el hogar puede llegar a representar  hasta un 55% de la factura eléctrica, si se considera el calentamiento de agua para la lavadora, duchas, lavamanos  y lavatrastos.  Actualmente se encuentra ampliamente divulgada la utilización de medios pasivos para la calefacción del agua, como lo son los colectores solares de placa plana, de serpentín ó tubos al vació. Su funcionamiento consiste en hacer circular el agua a través del colector, el cual capta el calor proveniente del sol y lo transmite al agua por conducción, logrado calentar el agua hasta una temperatura de evaporación dependiendo de la radiación directa que recibe el equipo y de su eficiencia nominal.  La clave  para un uso más eficiente reside en  mantener esa temperatura en el sistema, ya que hay pérdidas de temperatura por conducción en la tubería. Se recomienda utilizar un sistema combinado con los calentadores de tanques como depósito y una pequeña bomba que hace circular el agua en toda la red manteniendo la temperatura más estable. Otra acción  que logra mitigar esta pérdida  es  insular la tubería.

                Todas estas acciones puntuales antes mencionadas ayudan a reducir el consumo eléctrico del hogar sin disminuir el confort percibido. Sin embargo, el primer paso siempre debe de ser la evaluación de los hábitos de los usuarios, ya que son un factor tan o más  importante que el consumo nominal de los equipos. Si desea conocer más sobre los hábitos adecuados sobre el uso eficiente de la energía eléctrica, lo invito a visitar el siguiente link: http://www.eegsa.com/eficiencia-energticahttp://www.cnee.gob.gt/eficienciaEnergetica/ .

 

Autores: Arq. Jaime Porres B. / Lic. Juan José Porres B.

SICORP, S.A.

Teléfonos: 2362-0611/15  Fax: 2362-0329  Email: sicorp@gua.net

 

Revision: Karl Brenner R.

ENERNOVAPOWER, S.A.