Estimado lector:

Me permito iniciar esta primera @notaverde haciéndole una pregunta: ¿Cuál es su motivo para iniciar esta lectura?.  Su motivo es ser “Verde”, en este contexto le ponemos el significado “ambientalmente amigable” de acuerdo? ¿Es usted (ligeramente) ambientalista o simplemente curioso?  En ambos casos, le tengo buenas noticias: Para el ambientalista y para todos los demás ahora es más fácil que nunca dejar una huella positiva (en términos de CO2) y fijar sus costos de energía eléctrica para autoconsumo para los próximos 25 años a un nivel muy bajo.

Usted se puede volver autoproductor de energía eléctrica para autoconsumo. El procedimiento es sumamente sencillo: Enviar una solicitud a la empresa distribuidora de energía eléctrica, y aproximadamente en tres semanas que conlleva el trámite obtiene su aprobación.  ¿El costo de este trámite? cero.  Luego importa/compra e instala el equipo solar fotovoltaico en el techo de su casa, negocio o establecimiento y da aviso a la distribuidora (Ej.: EEGSA, DEORSA, DEOCSA, etc.).

Después de un examen técnico al equipo y a la instalación, los técnicos que le visitan colocan un contador nuevo bidireccional y listo (gestión toma aproximadamente 90 minutos).  Lo que necesita para los próximos 25 años es: una escoba, trapeador, un poco de jabón y unos cuantos litros de agua para la limpieza de los paneles, trabajo que puede realizar un jardinero o conserje.

Usted puede, mediante su inversión inicial, autodefinir su costo de energía para los próximos 25 años a menos de la mitad del costo actual del servicio contratado (asumiendo que consume más de 300kWh/mes). Si quiere financiar su inversión, obviamente se alarga el retorno de la inversión de acuerdo a los términos que logra negociar con su banco. Claro está, que en ciertas condiciones, cuando la tasa de interés es demasiado alta, jamás llegará al punto de rentabilidad.  Pero esto ya no es culpa de la energía renovable, sino es producto de nuestro panorama financiero, con los altísimos riesgos para la banca, lo cual se refleja en las altas tasas de interés. Como ejemplo: En Alemania se consigue fácilmente un crédito en un banco local a una tasa entre el 2 al 2.5% anual para este tipo de inversiones. Así, ¡sÍ!

Se podría comparar con la compra de una casa versus seguirla alquilando.  Al fin y al cabo, la casa es suya. Igualmente en este tema: al fin y al cabo “la generadora” en su techo es suya y se olvida de las constantes alzas de precios de la energía.  Simplemente se DESLIGA de esta montaña rusa de precios.

Si desea ver online un contador de energía que gira “al revés”, lo invito a visitar el sitio http://190.149.242.218:83 en el cual se puede observar muy bien como (durante el día) se logra “inyectar” un bonito caudal de energía a la red.  Esta energía está disponible para su “consumo” en la noche. En otras palabras la red de la distribuidora se convierte en “nuestra gran batería”. Al final del mes su factura por servicio de energía de la distribuidora llega a tener un valor cercano a cero.

Autor:  Dipl.-Ing. Claus Schieber, Gerente Soluciones Energéticas
www.soluciones-energeticas.com